La enciclopedia del tiempo

Establecida en el año -719 del Calendario Mecbarino, y pese a su posterior expansión hacia todas las áreas del conocimiento, la función inicial para la que se creó La Orden de Los Cronistas de Baern fue la de documentar, ratificar o desmentir los eventos que conforman el folclore de las distintas naciones, así como el tratar de ubicarlos en un marco temporal concreto.
De esta labor surgió la creación de la “Enciclopedia del tiempo”, cuyo contenido es aceptado por los estudiosos de gran parte de las naciones del Daegon occidental como la historia “oficial” de la humanidad.
De cualquier manera, esta enciclopedia dista mucho de estar terminada y se encuentra sometida a una constante revisión, ya sea en pequeños matices o en la completa reescritura de secciones completas. Según se van recabando nuevos datos o se haya una información que se demuestra más veraz, esta se ve plasmada en la enciclopedia.
Pese a recibir constantes presiones provenientes de múltiples y diversas fuentes, tanto los cronistas como su obra tratan de ser agnósticos y neutrales. Tanto en lo teológico como en lo referente a los diferentes nacionalismos, la posición de La Orden siempre tener una posición objetiva. Es por esto que, con frecuencia, se les achaca un exceso de desapego y aridez en sus textos.
Tampoco son raras la recriminación y los ataques acusándoles de una supuesta parcialidad anti-teológica. Sus conclusiones con todo lo relacionado con al temática de lo conceptual siempre son escrutadas y criticadas de manera minuciosa por gran parte de los estamentos religiosos.
A continuación se dispone de un resumen de los textos contenidos en sus tomos.