La edad moderna IV

314: Desde la ciudad de Vantul, en Edirth, parte una expedición científica comandada por Marnjay Kiscifer y Carynn Arstaun con destino a las Llanuras Heladas de Skartaria.

Esta misión exploratoria aspiraba a lograr desvelar tres misterios:
Los hombres de ciencias buscaban hallar los restos de la desaparecida nación de Quendapoa y la ciudad de Danrú, el primer punto de acceso por el que los jonudi llegaron hasta nuestra realidad.
También tenía el objetivo de encontrar la causa del constante y anómalo estado de glaciación de este vasto territorio.
Finalmente confiaba en encontrar posibles culturas humanas aisladas en su interior, o los vestigios de aquellas que existieran en algún momento.

Pese a que parte de las provincias del norte del Dominio afirmaban ser los descendientes de los habitantes de Quendapoa, la tesis principal de Kiscifer y Arstaun defendía que esta nación estuvo situada más al este. Asimismo, también establecía una posible conexión entre el estado de este territorio y aquel lejano primer contacto directo con entidades de otro plano.

335: Los supervivientes de la expedición de Kiscifer y Arstaun regresa desde las Llanuras heladas.

El relato de la experiencia vivida por los integrantes de la “expedición perdida” trajo consigo más preguntas que respuestas.
Dos años después de su partida se había enviado una expedición de rescate que jamás regreso. Tres años después de esto, tras descartar una nueva expedición de rescate, se había asumido que los hombres y mujeres que componían esta expedición habían muerto, tras lo que se les brindó un funeral de estado.

De un grupo de cuarenta dos personas sólo regresaron ocho. Tras un largo y complejo proceso de escrutinio, a duras penas fueron capaces de aportar pruebas sobre sus identidades. Ninguno de los dos líderes de la comitiva sobrevivió, aunque sí que llegaron hasta nosotros los diarios e informes en los que plasmaron sus conclusiones.
Si nos atenemos a los cálculos y el testimonio de Valrush Nyscolu, quien comandó a los expedicionarios que lograron regresar, Kiscifer habría fallecido en el año 331 y Arstaun en el 317.

De acuerdo a las conclusiones que se pueden extraer de la información contenida en estos documentos, el espacio que ocupan los territorios denominados como las Llanuras Heladas de Skartaria se encuentra fracturado.
Si bien la causa de esta fractura no se conoce, las diversas pruebas que se aportaron parecen indicar que no todas las localizaciones a las que da acceso se encuentran en nuestra realidad. Mientras que algunas de las cartas astronómicas que aparecen dibujadas en los cuadernos de Arstaun parecen situar las zonas interiores y glaciales con latitudes muy lejanas del hipotético punto en el que se hallaban, no se han logrado encontrar equivalencias con gran parte de los cielos nocturnos plasmados en ellos.

Por otro lado, no parece existir concordancia entre los puntos de entrada a los distintos lugares y los de salida. Kiscifer achacaba a esta característica la incapacidad de la expedición de encontrar el camino de regreso fuera de estos territorios:

“Deshacer el camino es imposible. El horizonte blanco cambia constantemente en todas direcciones y la brújula se ha convertido en una herramienta inútil. Pero hay algo más, más elementos discordantes. Algunos pueden ser sutiles, como los bruscos cambios de temperatura. Cambios que no vienen precedidos por patrones que podamos utilizar para prepararnos. Por el contrario, todo es drástico, traumático y anómalo. Lugares donde la nieve parece cristal, donde el aire es tan denso que no puedes respirar, donde no eres capaz de saber si es el frío o el calor lo que consume tu cuerpo.
Y no puedes volver atrás, porque lo que se encuentra a tu espalda no es el lugar del que venías. No es sólo que tus huellas ya no estén, sino que lo que te aguarda puede ser un abismo insondable o el infinito horizonte del mar. Puedes dar un paso y encontrarte cubierto por la sombra de un pico que no has sobrepasado, levantar tu vista del suelo y encontrarte ante el vacío.
Sólo estar detenido parece asegurar que lo que tienes ante ti y a tu alrededor permanezca inalterado, aunque no siempre es así.”

Según narraron los supervivientes, si el grupo fue capaz de sobrevivir durante más de veinte años en aquel lugar, fue gracias a su llegada hasta la ciudad de Ánarshem y el encuentro con un extraño pueblo que lo habitaba; los kazeri.

Tal y como han sido descritos, los kazeri parecían vivir ajenos al cambio que rodeaba a los exploradores. Su orientación en aquel entorno parecía ser perfecta, sin importar lo que les rodease. Pero esta no es la característica más anómala de este pueblo, sino que, desde el punto de vista de los extraños, parecían capaces de caminar sobre los abismos y atravesar las montañas como si estas barreras no estuviesen ahí. Tanto era así que, pese a ser conscientes de la existencia de estos obstáculos, para su entendimiento no eran más sólidos que el aire que les rodeaba.
Gracias a la adaptación de este pueblo al entorno, pese a que no eran capaces de acompañarles en gran parte de sus rutinas, el grupo de Kiscifer y Arstaun logró tener mantenerse abastecido mientras trataban de comprender aquel lugar.

Asimismo, Ánarshem no parecía haber sido construida por los kazeri. Este pueblo, compuesto principalmente por cazadores, no parecía ser capaz de haber construido una urbe que a todas luces parecía mucho más avanzada. Si bien arquitectónicamente compartía rasgos con las ciudades de la antigüedad, ciertas particularidades llevaron a los expertos a concluir que no se trataba de Danrú.

Pese a las pruebas que se aportaron sobre la identidad de los expedicionarios, algunos de los hombres de ciencia actuales aún dudan sobre la veracidad de su relato. Quienes piensan de esta manera los acusan estar guiados por el ansia de notoriedad y de haber permanecido durante los años de su desaparición en otros territorios. Sea como fuere, no se conoce que ninguna de las expediciones que han partido hacia las Llanuras Heladas con posterioridad haya regresado.

Alrededor de las experiencias del primer grupo expedicionario se ha debatido y especulado ampliamente generándose diversas tesis no carentes de controversia.
En su estudio “El norte imposible” Svetlisa Johannesta (Palsar, Saliria 523, 565) realizaba un análisis de este viaje, sus informes y las cartas astronómicas, en el que concluía que Ánarshem era realmente la mitológica ciudad ailanu de Kaze, situada en uno de los polos de Daegon.
Según su teoría, debido a su posición, esta ciudad existía simultáneamente en varios niveles de realidad. De la misma manera, sus habitantes nativos, expuestos a las mismas radiaciones que el territorio, vivían en sincronía con estos cambios del entorno siendo capaces de moverse con libertad por cualquiera de esos niveles de realidad.
Pese a que la climatología y temperaturas descritas por Nyscolu parecían encajar con las que se especulan en esas latitudes, la manera en la que los expedicionarios lograron atravesaron los mares del norte para llegar hasta el polo, sin siquiera ser conscientes de ello, fue una pregunta que este estudio no fue capaz de responder.

Por su parte, el cosmólogo Iorshén Dalantetsu (Mishkoldar, Harst 401, 583) postulaba que entre los límites de las Llanuras y Werela existía una grieta o fractura a través de la que se filtraban las radiaciones de distintas realidades. Posiblemente de dimensiones cercanas al plano de Suritán.
Según su tesis, y coincidiendo parcialmente con las teorías de Kiscifer, esta ruptura fue causada durante los experimentos que se llevaron a cabo tras el primer contacto del hombre con otros planos. Dalantetsu no descartaba la posibilidad de que estos mismos experimentos fuesen los causantes de la desaparición del continente de Nargión.

Por último mencionaremos las teorías de Abshelk Saleshnyg (Cofyr, Edirth 433, 501), quien defendía la hipótesis de que vinculaba la situación de las Llanuras con tiempos aún anteriores al de los ailanu.
De acuerdo a sus postulados, Skartaria (y, por añadidura, Tanraqull) podría ser la fuente de la que han surgido las diferentes formas de vida que pueblan en la actualidad Daegon. Ligando sus teorías a la teología de la Iglesia Tayshari, especulaba con que este vórtice que conecta nuestra realidad con todas las demás era lo que el los textos sagrados de este culto llamaban “Las fuentes de la vida”.
Siguiendo con su línea de pensamiento, este antiguo portal se encontraría actualmente en un estado inestable afectado por alguno de los eventos cataclísmicos del pasado. Debido a esto, los lugares a los que daba acceso antaño se ven mezclados. Dependiendo de la posición en la que se encuentre Daegon durante su eterno vagar por el cosmos, este punto focal se encontraría en un contacto temporal con una infinidad de lugares distintos, lugares que pueden cambiar en cada momento y en los que los distintos grupos expedicionarios han acabado perdidos.

343: Marcusa Wanlay presenta y defiende la primera propuesta documentada para el cambio del funcionamiento de la República menetiana.

La propuesta de Marcusa buscaba una apertura en las estructuras del poder. Dar acceso y voz a miembros externos a los grupos de poder dentro del Vim Ubar. Tras la votación en el órgano de gobierno menetiano, la petición fue desestimada.

358: Byun Hung Lao, aspirante al trono de Shinzay, afirma haber logrado recuperar las tres reliquias perdidas.

Los seguidores del aspirante al trono, concentrados principalmente en las provincias de Fuyán y Shenzhöu, fueron apresados o silenciados. Hasta donde se ha logrado averiguar, Hung Lao se auto exilió en Sheparn llevándose consigo las reliquias. Se sabe que fue allí, oculto y sin contar con ningún tipo de apoyo, donde terminó sus días. Se desconocen la fecha o las causas de su fallecimiento.

368: Las tres reliquias de Shinzay llegan hasta manos del comerciante y coleccionista sheparni Yudong Man Yi.

Pese a que se desconocen los detalles acerca de las condiciones del acuerdo que se alcanzó entre el gobierno de Sheparn y Man Yi, se sabe que ese mismo años las tres reliquias llegaron hasta las manos del Concilio de Twindair.

371: Casi un siglo después de la ruptura en las relaciones formales entre Sheparn y Shinzay, el Concilio de Twindair y el emperador Tsao Jin Kuey oficializan la paz entre las dos naciones. Durante este acto se hace entrega a Shinzay de las tres reliquias.

388: Bajo el mandato de Seichiro quinto, Shinzay invade la provincia mashlanita de Datsura.

De acuerdo a los registros albergados en el archivo imperial de Nama Nayín, Seichiro interpretó la recuperación de las reliquias fue seguida por una visión en la que al emperador le era encomendada una misión por parte de los dioses.
De acuerdo a esta visión, el regreso de las reliquias hasta la corte imperial era una señal. Un designio divino mediante el cual se le encomendaba recuperar algo que se les había arrebatado a los shizune mucho tiempo atrás: su tierra natal.
Ya desde los años previos a su ascenso al trono, el joven príncipe había presionado a su padre para iniciar una cruzada que reparase la afrenta que se hiciese a su pueblo. Mil quinientos años atrás, sus ancestros fueron expulsados de su hogar por los izami, había llegado el momento de que se reparase aquella injusticia.

Existen documentos que describen el acercamiento diplomático que realizó Tsao Jin Kuey “El estadista” con su homólogo mashlanita, Toshie Shihimaru, pero ninguna de sus peticiones le fueron concedidas.
Tras el fallecimiento Tsao, el nuevo emperador optó por la vía militar.

Por otro lado, otros estudiosos como Ersla Jorenkob (Besunya, Sheparn 503, 552) defendían una versión que difería de la oficial. De acuerdo a sus investigaciones, los movimientos de Seichiro, se trataban de una maniobra desesperada. Sus intenciones reales iban destinadas a tratar de desviar la atención de la delicada situación que vivía el país en aquellos días. Una situación que se omitió deliberadamente en los registros oficiales.

390: Se produce el primer levantamiento popular en la provincia de Yinansu.

Si la situación socio económica en Shinzay era complicada, la guerra no hizo sino empeorarla. Mientras que los costes de la campaña militar obligan al emperador a subir los impuestos enormemente, Seichiro carecía una flota capaz de mantener una guerra a gran escala.
Por el contrario, Mashulanu para el momento de aquel conflicto ya disponía de una fuerza considerable en este terreno. Debido a los conflictos del estado central con las provincias isleñas y sus colonias en en la costa continental, la flota del emperador mashlanita y sus generales estaban mucho mejor preparados para este enfrentamiento.

La falta de preparación de Seichiro como comandante, así como la inexperiencia de sus generales en esta clase de frentes le costó a Shinzay muchas pérdidas, tanto económicas como humanas.
Mientras que aquella parte del pueblo que, inicialmente, se mostró ilusionado ante los objetivos de su señor, no tardó en dar muestras de un cambio de actitud, también se veían incapaces de cumplir con las exigencias económicas que se les requería. Este vuelco moral se vio principalmente representado en las provincias del interior donde terminó desembocando en revueltas campesinas y huidas hacia las naciones vecinas para evitar los reclutamientos. Al mismo tiempo, el aporte de los nobles a la causa se hacía más irregular y escaso.

395: Estalla la guerra civil en Shinzay.

Tras el decreto de Seichiro que ampliaba la edad de reclutamiento de las levas a todo aquel varón mayor de diez años, la escala e intensidad de las revueltas aumentaron hasta llegar a conformarse en un gran bando unificado.
Comandados por el veterano Yao Chin Hark, las fuerzas sublevadas lograron hacerse con el control de la ciudad costera de Quinsuzai. Tras la conquista de Hark, el puerto de la ciudad fue tomado por las tropas mashlanitas de Tadanobu Kibagami.

Pese a que los detalles de este evento han sido eliminados de los registros imperiales, se cree que fue el propio Hark quien abrió la ciudad al ejército enemigo para luego llegar a un acuerdo con ellos.

397: Las tropas de Kibagami toman en el palacio imperial.
Se produce el advenimiento de las rahir nayali, conocidas comúnmente como las nivar.

Nuevamente, los detalles de esta batalla han sido eliminados de los registros oficiales. Al igual que en evento anterior, se cree que en esta batalla no participaron solamente tropas mashlanitas. También se cuanta que gran parte de la guardia que protegía el palacio apenas había llegado a los catorce años de edad.

El destino de Seichiro también permanece en el oscurantismo. Dependiendo de la versión consultada, mientras que los relatos que gozan de una mayor aceptación por parte de los nacionalistas son aquellos que afirman que murió durante la batalla o a manos de Kibagami, otros textos apuntan a que fue el propio Hark quien acabó con la vida del emperador, o que el mismo emperador cometió suicidio poco antes de que cayese la ciudad.

Sea como fuere, Koi Jin Kuei, de siete años de edad, se convirtió en el nuevo emperador. En su nombre, Yao Cin Hark firmó la paz con Mashulanu a la par que Shinzay contraía una gran deuda con esta nación. El acuerdo de paz estipulaba las condiciones económicas a las que se comprometía Shinzay para reparadas a Mashulanu por las daños causados durante de la guerra.
Tras la firma del acuerdo de paz, Yao Chin Hark quedaba designado como protector del trono, a la par que sendas guarniciones permanentes de la nación isleña permanecían en Nama Nayín y Quinsuzai como garantes del acuerdo.

Ese mismo año, en el Daegon occidental se producía un nuevo evento anómalo con la aparición en las costas de Nivar de unas nuevas entidades, las rahir nayali. Si bien es cierto que la comunicación con esta nueva especie fue compleja en un inicio, al contrario de lo que ha sucedido en otros entes extraños que han llegado hasta Daegon con anterioridad, la presencia de estas criaturas entre nosotros ha contado con tres diferencias significativas.
Por un lado, su llegada no vino precedida ni fue causa de desastre alguno. A esto tendríamos que sumar que esta presencia se ha mantenido hasta la actualidad. Para terminar, pese a sus obvias diferencias con nosotros, se ha tratado de unos seres que han demostrado ser capaces de percibir y comprender su entorno e interactuar con él en una manera similar a la humana.
Pese a la reticencia inicial y la desconfianza de según qué sectores aún a día de hoy, todos estos factores, añadidos a que la maleabilidad de su cuerpo les permite alterar su forma de una manera parcial y voluntaria, permitiéndoles llegar a asumir una forma en cierta manera humanoide, han logrado que el trato con ellas se haya podido mantener de una manera estable.

De cualquier manera, esta relación continuada no ha impedido que su origen continúe siendo un misterio que ha generado teorías de lo más dispares.

Si bien carecen de una cultura escrita que podamos tratar de interpretar, a través de aquellos fragmentos de su folclore que han compartido con nosotros, se han logrado obtener unas bases a partir de las cuales comenzar a investigar.
De acuerdo a su tradición oral, la historia de su especie se remonta hasta mucho antes de aquel contacto con el hombre. Es más, de acuerdo a este mismo relato, dentro ya de la mitología de las rahir nayali podríamos encontrar ciertos fragmentos que podrían interpretarse como la existencia de un contacto previo entre ambas especies en Nayistra, su hogar.
Más allá de esta tenue pista, este hipotético primer encuentro, ubicado dentro del ámbito de los mitos de antaño, carece de los datos necesarios como para ubicarlo temporalmente, o para confirmar que aquellas “criaturas extrañas“ con las que se encontraron sus ancestros fueran humanos.

Aún con todas las imprecisiones de sus relatos, estas historias han hecho que se especule con la posibilidad de que estos entes con la que tuvieron contacto antaño, a quienes denominan como los Anoshis Tayaal o “Los que vienen de más allá de los océanos”, fuesen realmente los ailanu.
Entre una parte de aquellos que abrazaron esta posibilidad, como fue la misma ogarn Sanyali Annyslayeshu (Vígnistad, Nivar 366, 457) se popularizó la improbable hipótesis de que algún tipo de fuerza, ya sea esta el “destino”, la confluencia cósmica o la casualidad extrema, vincularía a estas criaturas con las mitológicas nivar; una de las especies alienígenas que trajeron los navegantes de la Sartais, y de la cual su nación tomaba el nombre.

Si bien su naturaleza parcialmente líquida podría emparentar a las rahir nayali con alguna de las criaturas traídas por los ailanu desde otros mundos, la falta de descripciones o imágenes fidedignas de cualquiera de ellas han hecho imposible confirmar o desmentir con datos tales afirmaciones.

Por otro lado, aquellos que han tratado de buscar una explicación contrastable sobre estas criaturas y los motivos de su llegada, si bien no han sido capaces de descartar por completo su posible contacto con los ailanu, tampoco han logrado concretar si se trata de entidades nativas de nuestro mundo o nuestro plano de existencia o si provienen de algún otro.

Una vez respondida esta pregunta, de su respuesta se podría extraer información que ayudase a dirigir las dos grandes líneas de investigación que existen al respecto.

Si el evento que que las trajo fue causado por la creación o activación de una brecha que provocase un nuevo solapamiento entre planos, de ser esta realidad alcanzable por algún otro medio, se podría revelar como un nivel de existencia no hostil para con la vida humana a explorar. Asimismo, de poder comprobarse que las entidades extrañas con las que tuvieron contacto antaño fueron los ailanu, estos quizás fuesen los tripulantes de la Sigma.
Por el contrario, si Nayistra se encuentra en nuestro mismo plano de existencia, su llegada sería debida a un tipo de evento del que no se tiene constancia previa. Algún tipo de evento no registrado que pueda comunicar, comprimir o “plegar” el espacio físico entre dos ubicaciones. A su vez, de ser esto cierto, se podrían abrir dos nuevas líneas de investigación.
De ser las rahir nayali nativas de Daegon, su hogar se podría encntrar en las antípodas del continente de Daegon. Siendo como es el fondo del mar un gran desconocido para la ciencia, esta teoría no se ha descartado.
Si, por el contrario, son nativas de otro mundo ubicado en nuestro nivel de existencia, su llegada se debería a algún nuevo nuevo fenómeno a estudiar.
Si bien está demostrado que mediante la ciencia arcana el primer tipo de pliegues son posibles, no se tienen constancia o registros de ninguno que haya sido capaz de unir dos mundos lejanos.

A este misterio se añade también el hecho de que, de acuerdo a las narraciones de las rahir nayali, esta unión entre su hogar y Daegon permanece estable bajo el mar de Johrg.
Sea esta unión algo fortuito, intencionado o el resultado de la activación de los restos de algún dispositivo de los tiempos antiguos, no se descarta la posibilidad de que otros fenómenos del mismo tipo se estén o se hayan produciendo en otros lugares del mundo sin haber sido detectados.

Tras el reciente regreso de Nargión y los estragos que causó en nuestro continente, los portavoces de las rahir nayali no han informado de perturbaciones similares en Nayistra. Pese a que esto podría hacernos descartar que este lugar se encuentre en Daegon, una vez más, nuestro gran desconocimiento de las fosas oceánicas hace que esta opción aún no se haya podido desestimar por completamente.

Obviando todos estos hechos, las distintas teologías han planteado la posibilidad de que las rahir nayali sean nuevas creaciones de sus respectivas deidades. Si bien es cierto que quienes más han incidido en este tipo de explicación han sido los diferentes cismas de la iglesia Tayshari, otros grandes credos como los de Taranaqu, Gâldaim o ciertos teólogos de entre los adeptos Arcthuran, también han tratado de encajarlas dentro de sus cosmogonías.
Más allá de que existe una cierta unanimidad dentro de sus grandes discrepancia en el hecho de que todos los cultos afirman que las rahir nayali son obra de sus respectivos panteones, en lo siempre han acostumbrado a diferir sobremanera estas versiones ha sido en la función para la que habrían sido creadas.
Tal es la disparidad en esta materia que ni siquiera diferentes estudiosos de unos mismos textos sagrados logran llegar a un acuerdo.
Mientras que uno teólogos hablan del despertar de una nueva estirpe de los mayane undalath, otros afirman que, tras millones de iteraciones, del acto creador del señor de las profundidades ha surgido una nueva especia inteligente sin un propósito predefinido.
Al mismo tiempo, los distintos cismas del culto a los tayshari han tratado de explicar este suceso de acuerdo a sus intereses particulares.
Sea como fuere, en un plano general o “racial”, las aspiraciones espirituales de las nivar no se han mostrado ninguna afinidad o predilección especial hacia ninguno de estos dos cultos.

403: Koi Jin Kuei de Shinzay ordena la ejecución de Yao Chin Hark acusándole de traición.

Al mismo tiempo que se lanzaba esta acusación, Shinzay declaraba nuevamente la guerra a Mashulanu.

Si atendemos a los textos oficiales que se pueden encontrar en el archivo imperial de Shinzay, las exigencias para la reparación del daño a Mashulanu cada vez eran mayores. De manera simultánea se trataba de limitar la capacidad y autonomía militar de Shinzay dentro de sus propios territorios.
Mientras sucedía todo esto, nuevas guarniciones permanentes mashlanitas se habían establecido en Shimizu y Nama Nayín. No contentos con esto, el sueldo de estas mismas tropas de ocupación venía de los impuestos que se recaudaban de estas ciudades.
El emperador acusó a Mashulanu de estar invadiendo sus territorios de una manera silenciosa con la connivencia de Yao Chin Hark.

Por el contrario, la versión de este suceso que se defiende desde Mashulanu niega todas estas provocaciones. No se hace ninguna referencia a una expansión de sus tropas en Shinzay o la existencia de cambio alguno en el tratado de paz.

De cualquier manera, esta declaración de guerra no dio inicio a nuevas hostilidades de manera inmediata. Si bien no se inició un nuevo conflicto bélico, el comercio entre ambas naciones cesó a la par que los actos de piratería contra las embarcaciones de ambos países se incrementaron enormemente.
Mientras este tipo de actos se producían, los gobiernos de ambas naciones intercambiaban acusaciones sobre el patrocinio de estos ataques.

417: Enoctes Wanlay defiende nuevamente ante el Vim Ubar una propuesta muy similar a la de su bisabuela Marcusa.

En una época de fuertes movimientos sociales, en una Menetia asolada nuevamente por la hambruna la propuesta de Enoctes fue aprobada por un escaso margen.
Como consecuencia de esto se creó la primera encarnación del Senado menetiano, un órgano consultivo compuesto únicamente por ciudadanos no pertenecientes a las élites militares, nobiliares o eclesiásticas.

432: Tras el fallecimiento de Xion segundo, immayal de la nación maleri de Ashgurn, el gobierno de la nación pasa a manos de su primogénito, Nomiad primero “El Sonámbulo”.

Se ha achacado al débil gobierno de Nomiad la fragmentación de Ashgurn, pero la situación de su país llevaba ya muchos años siendo muy complicada. El modelo de estado tradicional y la gestión de este que habían realizado sus antecesores se había mostrado ineficientes.
La negativa del Ódalstur a que Ashgurn formase parte del pacto de Áractur tres siglos atrás, había causado un gran daño a la figura del immayal en las naciones vecinas. Esta actuación también había provocadi que, en épocas de necesidad posteriores, Ashgurn no recibiese el mismo apoyo que otras naciones.
El reinado de Xion tampoco había sido sencillo. Progenitor de dieciséis hijos, los desplantes de varios de ellos y la tibieza en su respuesta, habían debilitado también la imagen del gobernante ante su propio pueblo.
Al mismo tiempo, el apoyo que le había brindado la iglesia en algunas de sus decisiones más conflictivas a la hora de juzgar a sus hijos ante la fé, había hecho mucho daño al poder moral y ético que esta ejercía sobre sus súbditos.
Por otro lado, el nombramiento de Nomiad, al no tratarse del primogénito de entre los hijos de Xion, era considerado por muchos como ilegítimo. Mientras algunas voces afirman que su ascensión vino dada por la intercesión de su madre, Jessantal, la favorita de entre las concubinas del immaril, otras proclaman que se trataba de el único de la progenie que no provocaría el surgimiento de una guerra civil entre todos ellos. Sea como fuere, esta noticia no fue del agrado de sus hermanos, quienes no tenían problemas en declararse en rebeldía ante gran parte de sus decisiones.

Pese a todo esto, Nomiad logró mantenerse en el poder y preservar la paz hasta el día de su fallecimiento.

439: Se registra la mayor erupción volcánica jamás documentada en una serie de islas situadas al oeste de Sembia.

Tras este suceso, el cielo del noroeste continental permaneció sumido en una nube perenne de cenizas durante cerca de un año. El sur también padeció los efectos del evento que ha recibido los nombres de “la larga noche” o “el invierno de obsidiana”, aunque en menor medida.
A las hambrunas causadas por cómo afectó la ceniza y el resto de fragmentos volcánicos a las cosechas y el ganado, se sumó una nueva fase de actividad de las grietas creadas en los muros que separan las realidades.
Sembia, las Llanuras Heladas de Tanraqull y Skartaria, así como Werela, Tembi, El Dominio y el norte de Harst vieron cómo se recrudecidas sus climatologías y se perdían miles de vidas durante aquellos años.
En otro orden de cosas sin aparente relación causal, durante fechas cercanas, en la provincia reani de Raelt se produjo el primer avistamiento de uno de los kesari.

Mientras tanto, y sin que se haya podido determinar la relación entre todos estos sucesos, en el sur continental se experimentó el invierno más crudo y duradero del que se tiene constancia.

Pese a que las causas detonantes de los eventos seísmicos y climatológicos parecen a todas luces naturales, algunas voces como la de Tóbor Carvim (Bran, Baern 514, 583) afirmaron la actividad volcánica y el anómalo invierno en el sur coincidieron con un debilitamiento de las barreras dimensionales. De acuerdo a estas teorías, el desencadenante real de este debilitamiento y, por añadidura, de estos eventos, habría sido la cercanía de un kurbun, o a su atención sobre nuestro nivel de existencia debido a algún suceso concreto que acontecía en aquellos momentos.
Si bien quedó demostrado en los estudios de Nayam Nimay (Udversk, Saliria 127, 181) la relación causa/efecto entre la cercanía de los kurbun y ciertos desastres naturales, de acuerdo a esta nueva línea de pensamiento, todo evento cataclísmico estaría directamente relacionado con su presencia o cercanía.

440: La isla flotante de Quenerath se detiene sobre el pico de Yeshur, cerca de la ubicación en la que se encuentra el palacio de Relter.

441: La ciudad de Kâzalen y sus alrededores se ven cubiertos por la “nieve del olvido”.

Pese a que se ha tratado de relacionar de alguna manera este suceso con el “Invierno negro” la distancia, lo delimitado del área afectada y parte de la sintomatología parecen contradecir estas teorías.
El gobierno de Bra’Em’Kyg apostó alrededor de los terrenos afectados varios destacamentos de su ejército para vigilar el progreso de aquel evento, así como para evitar que la curiosidad llevase a algún incauto hacia un posible destino fatal.
También se desplazaron hasta aquel lugar hombres de ciencia de Baern, Harst y la propia Bra’Em’Kyg para estudiar el fenómeno.

455: Fallece Nomiad primero de Ashgurn sin dejar descendientes.

Mientras que la iglesia apoyó a Rayakín, primogénito de Xion, como sucesor en el trono, algunas de las acciones que había realizado en los años anteriores le habían granjeado la enemistad de la nobleza el ejército y el pueblo.
De entre sus hermanos, Iktarión contaba con un gran apoyo por parte de la nobleza, Mishalkor con el del ejército de la capital y Pristela gozaba del afecto del pueblo llano.
Por otro lado, los otros once hermanos también contaban con seguidores en las provincias que habían controlado hasta entonces.

Tras unas largas negociaciones en las que no se logró alcanzar ningún acuerdo, ninguno de los estamentos oficiales aceptó las propuestas del resto. Pese al nombramiento de Rayakin como immaril, ninguno de los sus hermanos aceptó esta decisión y se declararon en rebeldía.
Rayakin carecía de la capacidad militar necesaria como para enfrentarse a las fuerzas de sus hermanos. Pese a que ellos mismos se declararon en rebeldía, el hecho de que la única acción que realizase el estado central contra las provincias rebeldes fuese aislarlas, ayudó a que el poder de sus hermanos dentro de sus territorios se afianzase aún más.

460: Fallece Koy Jin Kuey de Shinzay.

Ante la ausencia de hijos varones, su hija Ming Nai se convirtió en la primera emperatriz de la nación.

464: Ming Nai Jin Kuei de Shinzay se promete con Runokage Shihimaru, heredero al trono de Mashulanu.

Mediante este movimiento se logró suavizar la relación entre ambas naciones mientras se realizaban los preparativos para la unión entre los miembros de sus realezas.

467: Las provincias rebeldes de Mahrasat, Delesni, Karnakta, Aldras N'leshu, Pradeshu, Géryanat, Hayashin, Maharstra, Rayeshi, Jimanyari, Belesti Pusat, Tectalyashi, Biharamu se declaran independientes de Ashgurn.

Ese mismo año, en Mashulanu, se celebra la ceremonia de unión entre Ming Nai Jin Kuey y Runokage Shihimaru.

Tras cerca de dos décadas de tensiones, la guerra civil sin batallas terminó como había comenzado en Ashgurn, de una manera tensa aunque pacífica.
La desvinculación de las provincias rebeldes del estado central se firmó fuera de las fronteras de cualquiera de los integrantes del acuerdo; en la ciudad t’nari de Lamgard.
Pese al clima de crispación reinante y las múltiples ficciones,, intrigas políticas e intentos de asesinatos frustrados que se han escrito sobre la firma del tratado, no existe ningún documento o testimonio contrastado que valide tales relatos.

471: Fallece Hajime Shihimaru. Runokage se convierte en el nuevo emperador.

Tras la ascensión al trono de su esposo, Ming Nai pasó a tomar el nombre Misako de Mashulanu.
Bajo este título, la emperatriz de Shinzay firmó la paz de una manera oficial. Este acto, plasmado en el Tratado de Shugawara, abría de nuevo el comercio libre entre ambas naciones, facilitando a su vez el acceso de los barcos mashlanitas al continente.

Gracias a esta unión también se permitía el acceso y asentamiento a los ciudadanos de Shinzay en las porciones no edificadas de Datsura; los territorios desde los que, según indicaba la tradición, había sido expulsados sus ancestros.

Más allá de quienes abandonaron el continente en pos de la tierra de sus ancestros, esta alianza y la paz que trajo consigo, pese a que apenas supuso un cambio a mejor para muchos de ellos, fue recibida con regocijo por gran parte del pueblo de Shinzay. Pero no todos quedaron satisfechos con los detalles del acuerdo y no tardaron en aparecer los descontentos.
Por un lado, la unión no suponía una mejoría para la situación de las zonas agrarias más afectadas por la guerra. Por otro, el sentir general de quienes habían combatido y dado la vida por su nación durante tantos años, era el de fracaso y rendición. Finalmente, la nobleza en ambas naciones tenía miedo de perder parte de sus prebendas con aquella nueva situación.

Poco a poco, la percepción sobre el nuevo estatus que se había alcanzado fue cambiado para gran parte de los súbditos de Mariko que, si bien no expresaban su descontento de manera abierta, sí que era público en las posadas. Parte de la nobleza, encabezada por Lau Kar Yuan, gobernador de la provincia de Yudong, acusaron a la emperatriz de haberse rendido ante Mashulanu y haber permitido la ocupación de Shinzay sin oponer resistencia alguna, degradado la otrora orgullosa nación en una mera provincia. Quienes les habían expulsado de su tierra natal ahora también ocupaban los territorios en los que habían sido exiliados.

Irónicamente, de acuerdo a lo que se puede leer en los informes archivados en registro imperial, en Mashulanu, los habitantes de la provincia de Datsura y sus alrededores compartían esta misma visión. Se sentían víctimas traicionadas por su gobernante.
La ocupación de sus territorios no fue del agrado de quienes los habitaban ni de los señores de las provincias que compartían frontera con ellos. Tras las migraciones iniciales no pasó mucho tiempo hasta que se comenzaron a producir los primeros encontronazos entre las dos etnias.

473: Nace Taro Shihimaru, hijo de Runokage y Misako.

474: La “nieve del olvido” que caía sobre Kâzalen se desvanece.

Tras la disipación de los últimos fragmentos de oscuridad, sólo quedó en aquel lugar un paraje cubierto por nieve y hielo. Tras comprobar que la composición de aquellas substancias era inocua, se permitió de nuevo el acceso al interior del territorio.

Los supervivientes del suceso de Kâzalen narraron experiencias similares a aquellas que se conservan en los registros pertenecientes al evento de Bakul tres siglos atrás; frío, soledad, abandono y olvido.
La localización de Kâzalen, situada en una de las laderas del monte Klawe, ha hecho que diversas teorías vinculen ambos sucesos con el artefacto que se estrelló en las cercanías de aquel lugar.

En las transcripciones de los testimonios de algunos de quienes custodiaban la zona se recoge que, pocos días antes del desvanecimiento de la oscuridad, un “haz de luz” caído desde el cielo impactó nuevamente sobre el monte Klawe. No existe unanimidad sobre la naturaleza, forma u origen de este haz. Mientras que unos testimonios afirman que se trataba de un rayo uniforme, otros declararon que en su interior se podía adivinar una forma difusa.
Tampoco se ha podido determinar si existió alguna condición de causa / efecto entre ambos eventos, o si se trató de una simple coincidencia temporal.

Durante el tiempo de estudio tampoco se pudieron determinar las causas, procedencia, características, naturaleza u objetivo de los conceptos que accedieron hasta nuestra realidad. Pese a que la teoría de mayor aceptación es la que atribuye el suceso a un nuevo solapamiento planar, la menara en la que se materializó en aquella ocasión ha provocado que no se haya podido alcanzar un consenso al respecto. Tampoco se pudo confirmar o descartar una posible participación, ya sea o no intencionada, de otras entidades como los jonudi, los talen o los kurbun en el mismo.
Si bien es cierto que, a lo largo de los años durante los que se prolongó el evento, una pequeña parte de la población fue capaz de abandonar el lugar de manera puntual, descartando con esto un solapamiento completo, también es cierto que las rutas que decían haber seguido no concordaban con los territorios que afirmaban haber atravesado.
Pese a que se valoró en más de una ocasión una expedición de rescate masiva, la pérdida de contacto con los exploradores que se adentraron a reconocer el terreno en cada una de ellas, hizo que se abortasen.

A día de hoy aún se conservan restos de nieve y hielo impregnados por la oscuridad en los laboratorios del Chayashin Shatteru donde se continúa con su estudio.

476: Fallece Runokage Shihimaru.

La muerte fulminante del joven emperador a causa una enfermedad hizo que estallase toda de xenofobia contenida que se había ido acumulando desde la unión de Mashulanu y Shinzay.
Gran parte de los funcionarios y generales de la corte mashlanita acusaron a Misako, que en aquellas fechas se encontraba junto a su hijo en Shinzay, de la muerte de su esposo.
Mientras que algunas de las voces acusadoras llegaban a afirmar que había esperado a engendrar al siguiente emperador antes de llevar a cabo el paso final de su plan, otras iban aún más allá proclamando que Runakage no era el padre de Taro.
Las teorías más descabelladas acusaban a la emperatriz de herejía y de haber desatado una maldición sobre su esposo y el país.

Aprovechándose de esta situación, Yamakuro Shihimaru, tío del difunto emperador y ministro de defensa, asumió el cargo y, tras expulsar una vez más a los shizune, aisló de nuevo a la isla del continente,.

Misako, incapaz de regresar a Mashulanu para reclamar el trono o demostrar su inocencia ante todas aquellas acusaciones, tampoco tuvo una tarea sencilla en recuperar la lealtad de los suyos. En Shinzay se encontró con una situación de crispación que amenazaba con termina en una nueva guerra civil.
Pese a que Misako declaró la guerra contra el gobierno de Yamakuro, no disponía de las fuerzas o los apoyos suficientes en ninguna de las dos naciones como para hacer que esta se convirtiese en un hecho.

Algunos historiadores, como Yuen Bai Hung (Huenyú, Shinzay, 603, 672) han teorizado con que este suceso formó parte de una conspiración liderara por el propio Yamakuro para hacerse con el trono.
Por otro lado y, ya más dentro del terreno del drama y la política ficción, en la obra “El hombre que lo quería todo” Tao Yamachi (Tien Bien Yu, Shinzay 590, 643) jugaba con la idea de un amor secreto y no correspondido de Yamakuro por Misako. La parte final de la obra narra cómo este asesina a su sobrino y trata de hacer lo mismo con la mujer que le había rechazado.
Pese a que obviamente se trata de una obra de ficción, esto no ha evitado que gran parte del pueblo acepte esta historia, y otras obras derivadas de la misma, como la causa real de los sucesos.

500: El Senado menetiano junto con el Vim Ubar aprueban la ley Posaes.

Redactada y defendida por Lexius Posaes, senador por la provincia de Napliers, mediante esta nueva ley se redefinía el mismo concepto de la ciudadanía dentro de la república.
Por un lado, para ser merecedor de tal distinción, se debía aportar un mínimo a las arcas del estado. Este mínimo era fijo y no dependía de los ingresos del individuo. Aún así, esto no liberaba a las rentas más pobres de pagar sus impuestos.
Por otro lado, al igual que dictaminase Tavré Vohn Meneter un milenio atrás, sólo miembros de la etnia kayne con una pureza mínima de tres generaciones podían acceder a este estatus.
De esta manera, nuevamente los extranjeros, independientemente de su poder adquisitivo, perdían gran parte de sus derechos. Más allá de que se les negase la posibilidad de portar armas, se les denegaba también de manera explicita la capacidad de tomar decisiones que afectasen al estado o su funcionamiento.
Los hombres de armas registrados, independientemente de que se encontrasen fuera de servicio o retirados, fuesen soldados en activo o miembros de las milicias al servicio de grandes señores o de alguna ciudad, eran los únicos no ciudadanos con el permiso de portar armas.

Los comerciantes extranjeros dejaron de estar bajo la protección de las milicias y el ejército y tenían que depender de seguridad privada. Necesitaban contratar guardaespaldas mercenarios menetianos, ya que aquellos que les acompañaban desde sus naciones de origen dejaban de poder portar sus armas al cruzar la frontera bajo penas muy severas. Pero, igual que los campesinos, no por ello se veían libres de pagar los impuestos para poder vender sus productos en Menetia. Ni siquiera los cuerpos diplomáticos y sus escoltas se veían exentos de estas limitaciones.

Ante esta nueva ley no sólo los ciudadanos extranjeros presentaron sus quejas, sino que la nueva ciudadanía de segunda clase, principalmente en las grandes urbes, comenzó a provocar disturbios a lo largo de todo al país.
Los brotes de xenofobia contenida que desató esta nueva ley, junto con aquellos que comenzaron a sacar ventaja de ella mediante extorsiones y abusos, dieron comienzo a una escalada de violencia que amenazaba con destruir las relaciones de Menetia con las naciones vecinas.

501: La cónsul naltoriana Hanyel Berstenleva y sus colaboradores son asesinados en Sunrath.

Pese a que este dato no se ha podido contrastar o confirmar, se sospecha que esta acción fue llevada a cabo por miembros del Grigost Vornasyal, un grupo ultra nacionalista, aún activo en la actualidad, que aboga por el regreso del imperio así como por la disolución del Vim Ubar y el senado.
Durante este mismo año se produjeron tentativas similares contra las embajadas de Rearem y Naltor en otras provincias menetianas.

502: Naltor declara la ruptura de relaciones con Menetia mientras no se derogue la ley Posaes y se entregue a los asesinos de su diplomática.

505: El Yartas Malasteri Carnvul da el conocido como “El sermón del monte Klawe”.

En este sermón, Carnvul, sumo pontífice de la iglesia Tayshari en Bra’Em’Kyg y defensor del cisma maldriani, proclamaba que los sucesos de Bakul y Kâzalen fueron realmente pruebas para la fe. Su soflama concluía con la petición a los “auténticos creyentes” de que poblasen nuevamente las ciudades entonces abandonadas.

507: Se firma el concordato entre Bra’Em’Kyg y la iglesia tayshari.

Mediante este acuerdo, el gobierno de Bra’Em’Kyg cedía los terrenos en los que se hallaban Bakul y Kâzalen a la iglesia tayshari, dándoles un estatus especial. Esta nueva entidad administrativa, a medio camino entre una provincia y un protectorado, adquirió el nombre de Mystaler.

510: Menetia y naltor entran nuevamente en guerra.

En esta ocasión, el desencadenante inicial de los eventos fue el asesinato de un grupo de peregrinos que se dirigían desde Menetia hasta Mystaler mientras atraviesan Naltor.

Pese a que la relaciones diplomáticas entre ambas naciones se encontraban en suspenso, el Vim Ubar exigió al gobierno naltoriano la búsqueda y detención de los culpables del asesinato, así como su extradición.
Ante esta petición, Menetia recibió una escueta respuesta consistente en dos palabras: Hanyel Berstenleva.

Tras este suceso las tensiones existentes en la frontera comenzaron a transformase en pequeños enfrentamientos. Se sospecha que algunos de estos altercados, si no todos, estaban causados por miembros del Grigost Vornasyal.
En Menetia se escuchaban acusaciones contra el Vim Ubar que los tildaban de débiles, anticlericales y cómplices en aquellas muertes, al mismo tiempo que algunas voces equiparaban el asesinato de los peregrinos con un crimen de estado. Mientras se acusaban a las autoridades naltorianas de querer provocar un nuevo conflicto, sus ciudadanos que se encontraban en Menetia eran asaltados en las calles y forzados a abandonar las ciudades por turbas populares.

Contraviniendo las ordenes de sus superiores, el general Jeroen Hubbartet desplazó a sus tropas a la zona más conflictiva, la provincia de Imwasel, desde donde protagonizó varias escaramuzas dentro de las fronteras naltorianas. Al mismo tiempo, desde Sunrath el Gran Teogonista Órstin reclamaba una retribución e instaba a la guerra santa.

Antes de finalizar el año se cerraron las fronteras y se realizó la declaración formal de guerra.

Se ha especulado ampliamente sobre la posibilidad de que tanto Órstin como Hubbartet formasen parte de la cúpula del Grigost Vornasyal. De la misma manera, también se ha contemplado la posibilidad de que el asesinato de los peregrinos fuese obra de esta organización en su intento por desestabilizar el gobierno de la república.

537: Desde el Chayashin Shatteru se envía una expedición científica hasta Sembia y las llamadas Kúbor Yolasté las “Islas de la cordillera oceánica“.

El objetivo de esta expedición comandada por Maleska Gogmath, era tratar de averiguar, dada su cercanía con el origen, cómo había afectado a los habitantes, la flora y la fauna de la isla “invierno de obsidiana” del siglo anterior.
Ya desde antes de llegar hasta allí, los cambios que fueron encontrando con respecto a lo que se sabía fueron drásticos. Las temperaturas correspondían a las de latitudes situadas más al sur. Gran parte de la población humana y la fauna habían perecido por el súbito cambio, y la flora que se encontraron había mutado para adaptarse a la nueva climatología.

Por otro lado, la orografía de las Kubór Yolasté había variado enormemente. Varias de las islas habían sido sumergidas mientras que otras habían emergido. La flora y la fauna sobre ellas había sido devastada y aún no había surgido una nueva.
Con el paso del tiempo, los varios de los expedicionarios comenzaron a enfermar. Demasiado tarde se descubrió que el aire alrededor de las islas era aún tóxico. Pese a que respirarlo sin ningún tipo de protección durante varios días causó la muerte de varios de los expedicionarios, los descubrimientos que se hicieron en ellas condenaron a la muerte a muchos más.
En el interior de las vetas de algunos de los picos se halló un material desconocido hasta la época; el kubori.

553: Tras descubrirse las propiedades únicas del kubori, desde Shatter, El Dominio y Shemmellom se envían las primeras expediciones de prospección a las Kubór Yolasté.

561: Entre las ruinas del cráter del monte Klawe se hayan los restos de un cuerpo humano. Este cuerpo se encuentra en un estado intermedio entre la vida y la muerte.

El hallazgo de este cuerpo creó un gran excitación y controversia. Mientras que los hombres de ciencia solicitaban que se les facilitase el acceso hasta él para su estudio, las altas jerarquías eclesiásticas de Mystaler les negaban una y otra vez esta petición.
Los teólogos del culto se dividían entre aquellos que consideraban que aquel cuerpo podía pertenecer a alguno de los kayain y quienes advertían que podría tratarse de un enviado del Destructor.

583: Damlesh Bakuren, Gran Teogonista de la iglesia tayshari de Menetia, pronuncia el que ha pasado a la historia como el “Sermón de la discordia“.

Tras años tratando de que el cuerpo del monte Klawe fuese entregado a la iglesia central en Menetia, el sumo pontífice proclamaba que, “en una visión”, se le había revelado que aquellos restos pertenecían a Anarath, uno de los kayain hijos de Tarakus y reclamó que esta “reliquia” debía ser albergada en la gran catedral de Sunrath.
Ante la negativa de Talek Mihosh, Yartas Malasteri de Mystaler, a entregar los restos, Bakuren calificó al cisma malasteri y, por añadidura, a la iglesia de Mystaler como una herejía a ser extinguida.

589: Tras un largo peregrinaje a través de Rearem, llegan hasta Mystaler más de un millar de devotos menetianos en la llamada “Cruzada de Anarath”.

Alentados por las afirmaciones del Bakuren y financiados por la iglesia de Sunrath, la expedición de estos “nuevos cruzados”, un grupo compuesto por personas de toda condición social, llegó hasta Mystaler con la misión de regresar con el cuerpo hallado en el monte Klawe.

La negativa de Mihosh, a entregar el cuerpo sagrado terminó desencadenando un conflicto entre ambos cismas. Pese a que los gobiernos de Menetia y Bra’Em’Kyg se inhibieron en esta disputa, esto no impidió que la capacidad de convocatoria de ambas fes lograse movilizar a una gran parte de sus creyentes.